Datos
2020
Crítica

Hace ya unos meses que tenemos entre nosotros “Sangre” (Humo Internacional – 2020), el nuevo disco de Futuro Terror, de la mano del sello asturiano Humo Internacional. Cuando el trío alicantino nos adelantó dos de los temas del álbum, “Territorio Devastado” y “Mañana” nos parecía que el nuevo derrotero de la banda iba a ser con un tempo más bajo y más melódico. Pero al escuchar el álbum completo comprobamos que combinan perfectamente estas canciones más lentas con otras composiciones más rápidas sin perder un ápice de la esencia de Futuro Terror. El grupo continúa haciendo canciones pegadizas con un sonido rock simple y muy contundente. Se aprecia una evolución a la madurez, con un sonido más cuidado. Al igual que el resto de entregas del trío alicantino, nos ha encantado.

Para la grabación de “Sangre” el grupo ha sustituido a su anterior batería, Héctor Bardia por Oscar Mezquita (Cuello, Tipex, Anti-Playax, Derrota, Zanussi). Esperamos poder ver pronto a Héctor Bardia en otros proyectos, que nos caía genial.

Las letras de Futuro Terror son uno de los elementos que más me gustan del grupo. Cuentan historias que te atrapan y te hacen ponerte a investigar quién fue María Orsic, dónde está Tres Forques o qué pasó en el Paso Daylon.  Muchísimas referencias de historias paranormales, históricas… En “Sangre” no iba a ser menos. El grupo siempre ha mantenido un espíritu político en la mayoría de sus letras de una forma sutil. En su última entrega se olvidan de la sutileza y han creado un disco anti-fascista de principio a fin. En cuanto a las historias en las letras, esta vez nos lo ponen fácil. Junto al álbum nos adjuntan una pequeña biografía de cada uno de los personajes históricos que aparecen en el álbum.

El disco comienza con Frío, un tema lento, pero lleno de rabia, que define la sociedad actual y su falta de empatía. “Hoy ya no entiendo a la gente, amebas sólo de cuerpo presente, sus obligaciones son sus religiones“. 

 

Komsomol, un enérgico hit los ingredientes de cualquier buena canción del grupo. Un ritmo acelerado con una guitarra garajera y contundente marca de la casa y una letra que te engancha desde el primer segundo. Nos habla de la organización juvenil del Partido Comunista de la Unión Soviética y de como podríamos ser tan valientes como Alexandr Matrosov o Zoya Kosmodemiánskaya, dos héroes de que murieron en actos de valentía durante la Segunda Guerra Mundial. “Si eres como Matrosov frente al fuego enemigo ¿Qué podría darte yo para estar contigo? Si eres como Zoya en el frente con una antorcha prendida ¿qué podría darte yo? sólo, yo“.

 

Después vendrá Armen. Un tema crudo con muchísima pegada y un contundente riff. La letra nos vuelve a llevar a el campo de batalla. Nos habla de la heroicidad de Armen Beniaminov, que durante las celebraciones del aniversario de la revolución se subió a lo alto del tejado de la Duma e izó la bandera de la URSS. “Si no estoy justificado por la corte, voy a estar justificado por la historia”, afirmó tras ser detenido. Con esta justificación, sería tan fuerte como Simon “Kamó” Ter-Petrosian, que comandó el gran atraco al banco de Tiflis para poder financiar la revolución. Al ser detenido, para evitar ser juzgado fingió la locura durante tres años en los que fue cruelmente torturado por los médicos alemanes sin conseguir que abandonase sus actos de locura. 

 

Consejo Obrero. Unos golpes de guitarra separados por silencios que se transforman en una enérgica barrera de sonido durante el estribillo. Una crítica al sistema laboral, los trabajadores que callan ante las injusticias, los jefes que alguna vez nos han jodido sin motivo o los esquiroles que traicionan a sus compañeros. “Observaremos su inoperancia, sin rencor, sin importancia, esperaremos sin arrogancia sin temor en la distancia“.

Rukeli. Sin duda, uno de mis temas favoritos del disco. Contiene todos los elementos que definen a Futuro Terror. Un inicio suave que va cogiendo fuerza en cada segundo. La letra nos habla de Wilhelm Trollmann “Rukeli” (1907-1943), un boxeador de origen gitano que llegó a disputar el título alemán de peso semipesado. Rukeli ganó claramente el combate, pero días después, por presiones políticas anti-raciales se declaró el combate nulo y se obligó a Rukeli a volver a disputar el título, esta vez contra un púgil más pesado que él. El romaní acudió al combate teñido de rubio y con el cuerpo blanco, cubierto de polvos de talco, como burla a la supuesta “raza aria”. Durante el combate se mantuvo prácticamente inmóvil hasta que cayó en el quinto asalto del combate. Años más tarde murió en un campo de concentración. “Voy a ser vuestra caricatura; voy a ser vosotros; el vivo retrato de vuestra locura y no caeré hasta el quinto round. Tendré que caer inocente y pálido; el talco y la sangre; en el último asalto“.

Mañana. Otro enérgico y pegadizo tema de la banda. “Puede que mañana tengan que caer quintacolumnistas otra vez“.

¿Qué hacer? Toda una declaración de principios ejecutada a ritmo acelerado. “Videos de gatitos, mira qué risa. El sentimentalismo lo maneja el grupo Prisa; Lo digo claro, no soy postmoderno; lo transversal me pone enfermo“;

Matar / Dejar morir. “Liberales de mierda, es fascismo es vuestra pierna. ¿Matar no es dejar morir? qué moderno es verlo así.” Me pregunto en qué partido político estaban pensando cuando escribieron la letra de este temazo. Cambios de ritmo, guitarras puntiagudas y un bajo excepcional. 

 

La guerra y el Universo. El punto final del disco lo pone este corte algo más lento que el resto basado en un poema de Mayakovsky. “Ciudad que antes aullaba y que ahora respira muerte entreabre sus labios y lanza un juramento: No segaréis más vidas“.